Normas e AirBnb: todo lo que debes saber

PIN

Cuando Airbnb era simplemente un vínculo entre unas cuantas personas que buscaban un lugar barato para pasar la noche y un par de personas con colchones de aire adicionales, nadie prestaba mucha atención. Hoy en día, cuando el mercado de alquileres vacacionales a corto plazo se ha convertido en una industria millonaria, todo el mundo se da cuenta. Esa atención conlleva la posibilidad de que se produzcan muchos trámites burocráticos antes de poder gestionar un alquiler de Airbnb de forma legal y dentro de varias normas y reglamentos. Con la ayuda de la empresa de gestión de alquiler vacacional Click and Home, te enseñamos algunas cosas que hay que comprobar antes de poner en marcha un nuevo alquiler de Airbnb.

¿PERMITE SU CIUDAD O PUEBLO LOS ALQUILERES VACACIONALES A CORTO PLAZO?

Cada municipio tiene diferentes normas y reglamentos para los alquileres vacacionales a corto plazo. Algunas ciudades y pueblos no tienen ninguna ley al respecto, mientras que otros los han prohibido por completo. La mayoría se encuentra en un punto intermedio, y suele aplicar normas de zonificación, cuestiones fiscales, requisitos de licencia u ordenanzas hoteleras relacionadas con ellos. Las normas de Airbnb se basan sobre todo en estas ordenanzas locales.

Puede visitar el sitio web de Airbnb para ver si aparecen las normas de su ciudad, o simplemente puede realizar una búsqueda en línea para ver si las leyes locales están disponibles en los sitios web gubernamentales. Por último, póngase en contacto directamente con las oficinas gubernamentales locales para ver cuáles son las leyes exactas de su zona. Merece la pena invertir en comprender qué es legal e ilegal, así como cuántos formularios, tasas y multas se requieren antes de poner en marcha su alquiler vacacional. Las normas de Airbnb reflejan estas reglas, que deben seguirse para poder anunciarse en el sitio.

¿QUÉ PERMISOS Y LICENCIAS SE NECESITAN?

Hoy en día, muchas ciudades consideran que el alquiler vacacional a corto plazo es un negocio legítimo, tanto si alquila un dormitorio adicional como si tiene una docena de casas para su ocupación a corto plazo. En consecuencia, se le puede considerar un propietario de bienes inmuebles y se le puede exigir que obtenga una licencia para gestionar su alquiler. Los gobiernos locales pueden denominar estos permisos y licencias, permiso de uso del suelo o licencia comercial. Todos los permisos y licencias exigidos por la ley deben obtenerse antes de que se le permita publicar su casa en Airbnb.

¿CUÁLES SON LOS REQUISITOS FISCALES?

Consulte a su ayuntamiento sobre las normas y reglamentos fiscales. En algunas ciudades y pueblos, Airbnb debe recaudar un impuesto de ocupación local por usted. En otras zonas, tendrá que declarar los ingresos relacionados con su alquiler a corto plazo en sus formularios de impuestos sobre actividades económicas cada año. Dependiendo de sus ingresos, es posible que tenga que registrarse para obtener un número de identificación fiscal o pagar impuestos trimestrales a lo largo del año. Consulte con su contable para entender claramente qué se requiere, cuál será el gasto fiscal anual y cómo debe pagar los impuestos.

¿SON NECESARIAS LAS RENOVACIONES PARA CUMPLIR CON LOS REQUISITOS DE SEGURIDAD Y SEGURO?

Los requisitos de seguridad pueden ser dictados por el gobierno local o por su proveedor de seguros. Tendrá que comprobar todas estas normas y reglamentos y asegurarse de que cada una de sus propiedades cumple con ellos. Estas normas pueden incluir el número y la colocación de los detectores de humo, así como la ubicación y el número de salidas en caso de incendio u otra emergencia. También querrá asegurarse de que sus propiedades cumplen con todos los requisitos del código de construcción local antes de publicar su sitio. Las normas de Airbnb exigen que se cumplan las ordenanzas de seguridad locales.

¿QUÉ DICEN LOS VECINOS?

Siempre es inteligente consultar con sus vecinos sobre el alquiler de su casa, pero en la actualidad, muchas asociaciones de vecinos o de propietarios de viviendas tienen normas y reglamentos más formales. La normativa de Airbnb establece que su alquiler vacacional a corto plazo debe cumplir con los estatutos de la asociación de propietarios o del vecindario o con las normas de un complejo de apartamentos o condominios concreto.

Deberá aclarar aspectos como si los huéspedes de su alquiler a corto plazo pueden utilizar los servicios del barrio, como la piscina o el parque infantil. Deberá asegurarse de que sus huéspedes respetan las normas del vecindario sobre animales domésticos, tabaco, aparcamiento y ruido. La asociación de vecinos puede exigirle que pague cuotas adicionales si su negocio supone una carga mayor para los servicios del barrio, como la recogida de basuras. Deberá ser honesto y franco sobre estos temas e incorporar esos gastos en el balance de su negocio.

Airbnb no le permite imponer normas y reglamentos irrazonables a sus huéspedes, por lo que si su lista de trámites se alarga y se extiende a los requisitos de los huéspedes, su anuncio podría ser rechazado del sitio. Este hecho hace que investigar y hacer los deberes por adelantado sea muy importante. Lo último que querrá hacer es comprar o renovar una propiedad que no podrá ser incluida en Airbnb.

En la mayoría de los casos, los negocios de alquileres vacacionales a corto plazo pueden establecerse y mantenerse con los requisitos adecuados de licencia, zonificación y permisos, así como con algunas consideraciones básicas de cortesía. Los ingresos generados por esta industria son beneficiosos para la mayoría de las comunidades y a menudo son una adición bienvenida.

La consideración clave para aquellos que entran en el mercado de alquileres vacacionales a corto plazo es el coste, el tiempo y el trabajo asociados con el cumplimiento y la gestión de las normas y reglamentos burocráticos. Deberá asegurarse de tener todo eso en cuenta junto con el coste de comprar, actualizar y mantener una propiedad para un negocio. Realice un estudio exhaustivo de lo que se necesita para gestionar un alquiler vacacional a corto plazo hablando con otras personas de su zona que estén teniendo éxito o con una empresa de gestión de propiedades que tenga experiencia en el mercado concreto que está considerando.